A veces hace uno tantas tonterías sobre todo los jóvenes que caen en el vicio del juego,  de adicciones, y por mas que uno los quiera sacar de ese abismo y no hacen caso, siguen aferrados a seguirse dañando, tanto sufren las familias por estos problemas, porque no razonan y hasta que no tocan fondo y se ven al borde de la muerte es cuando comprenden el daño que se hacen